martes, 30 de junio de 2009

Burbujas de Arena

Luego de haber entrado en el habitación llamada vida, entendí que todo el mundo que había elaborado, no eran mas que burbujas en el cielo.
Tan especial me había convertido que decidieron llamarme chica de la luna, siempre flotaba sobre la realidad, y no era por que quisiera, tan solo así lo veía, era mi vida, era yo. Convertía los llantos en risas y por eso mi teléfono necesitaba ya de una contestadora propia, no comprendía el porque de tanto alarme por alguien; ¿Tan especial era? Tanto me necesitaban para hacerlos sonreír, contándole de lo bello que se ve todo desde aquí…
Pero un día comprendí que era tan solo un recipiente que volaba muy alto, una gran cola de caramelos que se unía y mostraba mi andar. No había ataduras ni hilos de los que pudieran sujetar, tan reveladora belleza.
Hasta que… siempre hay un cambio, sí, por lo menos en mis ojos. Encontré a otro chico de la luna, pero era algo extraño, conocía también la tal llamada Tierra, había viajado años para poder pisar en ella, y me comentó que lo que hay ahí abajo, no lo encontría en el cielo ni en las brisas que juguetean con las hojas del sauce… me comento de lo que era sentir, mirar y admirar, que tan solo ya no era él y su burbuja, sino que dentro habían mas. Sentí que mis ojos habían sido ciegos, ¿y cómo no haber podido mirar abajo?, nunca me había llamado, pero luego de su vivencia, me encarnaba tanta duda por investigar el mundo de los pies descalzos en la tierra, que me propuse examinar tan extraño, como el llamaba: paraíso.
Apenas bajé, me tropecé con una piedra, el dolor era agudo pero soportable, logré apreciar como soplaba el viento en lo bajo, como las noches y los días pasaban con un parpadear de mis ojos, era tanta información, tanto por vivir y conocer, que decidí una estadía prolongada.
Mis pies dejaron la acostumbrada nube que pisaba para sentir el pasto verde entre sus dedos, aquel rocio de las madrugadas aun me hacían recordar mi mundo.
Veía tantas caras, tantos seres, que mi mundo de dibujos y grandes torres de chocolates fueron despojados a un segundo plano.
Comencé a relacionarme, conocí y lloré por aquello llamado sentir, tropecé de nuevo con piedras aun mas grandes, pero insistí, era tanto el anhelo de este mundo nuevo, que llamé en las noches al sujeto que abrió mi cabeza, esas noches que me sentía tan distinta a todos, tan extraña en estos pasajes.
El acudía, no a menudo, él, era cielo y tierra, y así continué mi andar.
Comencé a admirar, a querer sentirme humano, así le llaman, pero aun algo faltaba, aquí también algo faltaba...
Y luego de llegar, vivir, aunque aún falte ese algo (por q es algo interminable), comencé a comprender que mis pies se sentian comodos en la tierra, pero que mi cabeza y parte de mi alma aun sentían comodos con los sonidos de las nubes. Entonces me pregunté: ¿de donde soy?, ¿que sentimientos verdaderos surgen dentro de este cuerpo?
Luego de varias noches, cuando veía como los globos subían hacia lo oscuro del cielo, tan flamantes… surgió aquella voz, que uno no escucha, que olvida, que pasa por cotidiano, aquella voz esta vez la escuché y me confesó que no puedo ir contra mi naturaleza de ver siempre las cosas idealizadas, fantásticas, en lo alto, que mis días como dibujos no terminaran jamás, que siempre estaría esa burbuja donde volar… pero que una parte de mi ser a conocido lo que es amar, y no puedes amar aquello tan terrenal y llano, aquel muchacho que abrió tus ojos para ver mas allá, maestro por descubrir, ser que ocupa la mitad de la parte de la luna, mas que maestro, es lo que aprendiste a amar, y apreciar.
Tu esencia siempre presente, la complementación de cuerpo y alma, de sentimientos y cabeza, no vino tan solo a enseñar… llegó para que dejaras de amarte tan solo a tí y comiences a ver que dar no tan solo como bondad sino como complementación.
Y así es como luego de charlas y transmutación de burbujas y pies mojados, seres de arriba bajaron para conocer el mundo del dar y crear, y no tan solo imaginar en sus nubes y volar.. Sino aprender lo que es poder llegar a ser alguien completo gracias al cielo y la tierra.

Hoy bajamos evocando lo lejos que uno puede ir gracias a sentir lo q con letras no se puede explicar... asi como tan sintetizadora palabra Amar.

[~Recapitulizando pasado]

2 comentarios:

lonkillo dijo...

muchas noches senti que eras tu la persona que me brindaria alegrias, y siempre te senti cerca, pero nunca de esta manera
ahora te siento y creo q rara vez me he sentido tan alegre, eres mi felicidad amor, mi rayo de luz
te amo mucho (: !!!!!!

Elaine dijo...

estas aprendiendo a vivir la vida a pulso i con mucha conciencia... eso s lo que queriamos de ti, i gracias por eso.
sabes que te adoro.

Publicar un comentario en la entrada